sábado, 18 de diciembre de 2010

Ortografía

El príncipe de Catar, un truhan con un pirsin en el entrecejo que le confería un aspecto nada sexi, la verdad, cambió el guion de su vida cotidiana al enterarse de la visita de su santidad Pedro Pablo I. Fue su exmujer, la encargada del servicio de cáterin papal, quien lo avisó. Así que tuvo que suspender la clase de yudo a la que asistía 2 o 3 veces por semana para recibir al papa, que, en gira por el golfo pérsico, acababa de llegar procedente de, ¿Cubay? ¿Cuvay? ¿Chubay-bay-bay??



Entretanto, en la península ibérica, un pajarito oyó un ruidito y preguntó a otro pajarito: "¿Graznaste?". El otro pajarito le respondió: "No; solo pie."



Se acaba de presentar la controvertida nueva Ortografía de la lengua española, cuyos autores definen como "coherente, exhaustiva, razonada y moderna".

Ergo, si el movimiento de "La bomba" es "sexi", y el servicio de proporcionar comida es "cáterin" (coherentemente, ya que la palabra inglesa no se pronuncia cáterin)...



...imagino que, igual de coherentemente, Keith Prodigy lleva pírsines (plural de pirsin, como mítines es plural de mitin, vírgenes plural de virgen o exámenes plural de examen).

Como también imagino que, con la misma lógica, la palabra para representante musical, "mánager", se pronunciará mánager con G de Gervasio, Getulio y Gertrudis, y no con Y de yeyé: por cierto, la Y no ha perdido su nacionalidad helénica.



A ver cómo acaba la frase: George Martin y Andrew Loog Oldham son dos conocidos... ¿manageres (igual que, de carácter, caracteres)?, ¿manágeres (como, de revólver, revólveres)?, ¿o mánageres? (no se me ocurre un ejemplo en castellano de esdrújula terminada en R, aparte de mánager).

¿Mánagers? Sería como llamar a los retretes "wáters" (por cierto: se escribe váteres, con V).

(¿Mánages, como hipérbatos, el plural de hipérbaton???)

...qué carajo (palabra esta asaz castellana): "Dos conocidos representantes musicales". Abajo, el grupo por el que se conoce a Oldham, llamándome obsoleta y anticuada: de muy niña, creía que, parafraseando el título de la película de Trueba hijo, todas las canciones me hablaban a mí.

¡Viva la coherencia!

(Publicado por mí en 12:36 a las Barcelona.)

(PD Ni Cubay ni Cuvay: Kuwait.)



No hay comentarios:

Publicar un comentario